Home / Politica / NO CONTROLES

NO CONTROLES

 

Hola a todos,

Os voy a pedir que me dediquéis sólo 10 minutos de vuestro tiempo, y que después de leer estas líneas, pinchéis en el enlace de más abajo. Es un artículo de un tío que es guionista, y hasta donde yo sé, no tiene nada que ver con el control aéreo. Me gustaría poder explicaros con mis palabras todo lo que está pasando con los controladores aéreos y los aeropuertos, pero el guionista éste lo ha clavado, y yo sería incapaz de resumirlo mejor. Este tío se ha dado cuenta de que si hemos sido capaces de montar la que hemos montado, perjudicando a tanta gente, jugarnos el trabajo, nuestros bienes y nuestra LIBERTAD, no es por capricho.

Los que me conocéis bien, sabéis que yo normalmente no hablo mucho de mi trabajo, y muchísimo menos de las cuestiones sindicales. Es verdad que hablo a veces, y porque me soléis preguntar, pero sobre aspectos operativos. Y debéis saber cuánto amo a mi profesión, y el empeño que siempre he puesto en que todos los aviones por mí controlados despeguen a su hora, reciban el mejor servicio que yo pueda o sepa darles, y lleguen a su destino lo antes posible. Siempre he pensado que eso era lo mejor para las compañías que transportaban a los pasajeros, y para los pasajeros, ya que así llegaban antes a su destino. Conseguir ese objetivo era mi mayor satisfacción.
Os puedo jurar que la inmensa mayoría de mis compañeros de toda  España piensa así.
Lo que ha estado sufriendo mi colectivo este último año es una auténtica pesadilla. Nos han colgado el sanbenito de privilegiados, y nos han quitado, a golpe de decretazo y de leyes (5 en total en menos de 10 meses) todos los derechos como trabajadores. Y en esta mierda de país no ha pasado nada. No vivo en una nube. Sé que con cinco millones de parados en  España, tener un trabajo es motivo para sentirse un privilegiado. Pero NO puede ser motivo para perder tus derechos fundamentales: nos han denegado permisos para guarda legal de hijos, ¡días de permisos de lactancia! (¿a qué no os lo creéis? os mando las demandas si queréis), nos han descontado de la nómina los días de baja, hemos estado a disposición de la empresa 31 días al mes, 24 horas al día, sin poder planificar nada en tus pocos días libres, porque el día antes te obligaban a trabajar si les parecía oportuno, nos han linchado ante la opinión pública contando infinidad de mentiras desde hace más de un año (sueldos, endogamia, huelgas encubiertas, etc.), nos han negado vacaciones en el último momento, han aumentado la carga de trabajo de cada sector sin estudios previos (ha habido varios que han tenido que salir del trabajo en ambulancia durante este año, por no poder soportar la presión de situaciones de tráfico caóticas). Todo, en teoría, para garantizar la prestación del servicio. Prestación que en 10 años que llevo metido en esto, nunca había peligrado.
Lo ocurrido entre el pasado viernes y sábado ha sido muy duro para mí. El viernes por la mañana nos encontramos con una vuelta de tuerca más (otro decretazo dictatorial), que practicamente te obligaba a trabajar para tu empresa un número sin límite de horas. Eso se llama esclavitud. Con el deterioro de la seguridad que implica el no garantizar el descanso entre  turnos mínimamente recomendado para garantizar dicha seguridad.
Y entonces dijimos ¡Basta ya! Y dijimos que en esas condiciones no podíamos trabajar, no podíamos garantizar la seguridad de los vuelos. Y os doy mi palabra que nadie, en toda esta batalla, ha hablado de dinero. Simplemente reivindicamos condiciones de trabajo razonables (como la media de nuestros colegas europeos), que de camino garanticen la seguridad de los vuelos, porque nadie quiere ir a la cárcel por ser el responsable de un accidente aéreo con 300 muertos, porque ¡¡te obliguen!! a trabajar TODOS los días de agosto menos 2 (me ha pasado).
El gobierno (nuestro gobierno socialista-progresista) lo soluciona militarizándonos (ahora se me considera personal militar). A la tensión de los días pasados (todavía me duele la cabeza después de 2 noches sin dormir), se le suma la enorme presión de ir a trabajar coaccionado por unos pobres militares que tienen que cumplir unas vergonzosas órdenes de este gobierno fascista. Temes decir que te encuentras mal un día (a todos nos ha pasado alguna vez) porque ya nos han informado (nos han hecho firmar un papel) de que si abandonas tu puesto de trabajo te pueden llevar inmediatamente a una cárcel militar, a la espera de un consejo de guerra. Sé que alguno no se lo creerá, pero eso es lo que está pasando en el país donde vivimos. Pero en esta mierda de país, una vez más, no va a pasar nada. Dan ganas de exiliarse, aunque sea a Cuba o Venezuela.
Siento en el alma el perjuicio causado a tantísima gente (algunos muy allegados, ¿verdad Jose? ¿verdad Alfonso? ¿verdad Juanjo?). Entiendo que reclamen su derecho a disfrutar con tranquilidad de sus vacaciones. Deben saber que nosotros estamos haciendo lo mismo que ellos, pues a nosotros nos deniegan las vacaciones a conveniencia, entre otras muchas cosas más graves, pero además luchamos porque el resto de España pueda irse de vacaciones en avión de forma ¡SEGURA!, aunque parece que a la mayoría eso le da igual. Insisto en que lo siento en mi corazón, pero no puedo pedirles perdón, porque la culpa no ha sido de los controladores. Otros nos han obligado a hacerlo.
Sólo espero que tanto daño haya servido para que alguien se de cuenta de lo que en realidad está pasando, y de cómo nos utilizan como cortina de humo para poder vender un patrimonio nacional, los aeropuertos españoles, forjado durante más de 80 años con nuestros impuestos. Los nuestros, los de nuestros padres y los de nuestros abuelos. Con que sólo se de cuenta uno de vosotros, me conformaría.
Hoy me siento impotente, presionado, desilusionado, asustado, y sin embargo tengo que ir a trabajar. Me consta que tengo muchos compañeros que están aún peor. Siempre os he dicho que volar es muy seguro, pero yo no voy a coger un avión que vuele por España en mucho tiempo. Ni voy a dejar que lo haga la gente a la que quiero. Mis compañeros están muy mal. Mientras esto siga así, y no sabemos cuanto puede durar, he de reconocer que volar por España NO ES SEGURO.
A todos los que me habéis hecho llegar vuestras muestras de apoyo estos días, a mí o a mi mujer, no sabéis como OS LO AGRADEZCO. GRACIAS, MIL GRACIAS Y UN MILLÓN DE GRACIAS otra vez. Me dabáis fuerza. Con alguno de vuestros mensajes se me saltaron las lágrimas. Gracias.
A pesar de todo, hoy estoy satisfecho, porque hemos sido muy valientes, a sabiendas que esto aún no acaba, y no van a parar hasta tratar de aniquilarnos, estoy seguro. Pero seguiremos luchando, es lo que nos queda. Y va a ser durísimo, en un país lleno de borregos, que sólo sabe agachar la cabeza, y prefieren ver el «Salsa Rosa» antes que oir las distintas versiones y tener su propia opinión. En este lamentable entorno que nos rodea, me siento, hoy más que nunca, muy orgulloso de pertenecer a un colectivo de 2400 compañeros que han demostrado una unión y compañerismo total y absoluto, jugándoselo todo, defendiendo nuestros derechos fundamentales como trabajadores y como personas.
Sentiros libres de reenviar este mensaje a quien estiméis oportuno. Absténganse borregos.
Un abrazo,
Pepe
Ahí va el enlace: http://bloguionistas.wordpress.com/2010/12/04/no-controles/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Brosline, S.L..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Brosline, S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top