Home / No esta bien / El descenso a los infiernos de Puerto Banús: sexo a 10 euros, ladronas y guiris borrachos

El descenso a los infiernos de Puerto Banús: sexo a 10 euros, ladronas y guiris borrachos

“Llevo 21 años como empresaria en Puerto Banús y nunca se había visto lo que estamos viendo ahora. El recinto portuario se ha llenado de prostitutas rumanas que realizan felaciones por 10 euros en plena vía pública; de ladronas que roban a los clientes cuando ya están borrachos, y de gentuza de mal vivir. Es una vergüenza verlos delante del escaparate de mi restaurante, donde hay niños cenando y tienen que asistir a este espectáculo tan miserable”. Luisa Bohulo es solo una empresaria más del colectivo de negocios del recinto portuario que denuncia esta situación a El Confidencial.

Lleva regentando el restaurante Marrush en la arteria principal de la Avenida Julio Iglesias y está desbordada por el panorama. “No os imagináis a qué estado ha llegado esto. Por eso nos hemos unido todos los empresarios para pedir firmas y entregarlas a la Policía. Hasta hace unos años, este era el puerto más bonito de Europa y ahora lo llaman ya el Magaluf de la Costa del Sol. La gente de Marbella ya ni lo pisa, por la inseguridad que hay. Las patrullas de la policía es que ni pasan por aquí y nosotros tememos por nuestros locales”.

Del lujo de otras décadas, al lado más sórdido que raya con la más pura decadencia: prostitución, robos y peleas. Hasta ahora, estos conflictos vandálicos tenían lugar en la llamada ‘calle del infierno’. “Pero ahora -puntualiza Bohulo- el problema es que ya se han extendido por todo el recinto. Este año se han dado licencias a negocios que son auténticos prostíbulos encubiertos. Y esto, a los empresarios de orden, nos está arruinando los negocios. Cada día hay mas prostitutas y camellos en Puerto Banús. Es una realidad”.

Empresarios unidos

Prostitución en las calles de Puerto Banús. (EC)
Prostitución en las calles de Puerto Banús. (EC)

Ante la llegada masiva de turistas este verano los empresarios de Puerto Banús se han unido para paliar este problema. Intentan acabar con la peligrosa trastienda que puede dar al traste con el prestigio de una ciudad que vive de su imagen. El Confidencial captó imágenes, como las que acompañan a este reportaje, que ocurrían en la arteria principal del puerto: la avenida Julio Iglesias. Desde los coches que pasaban al lado, los conductores miraban atónitos cómo las prostitutas hacían sus ‘trabajos’ a los clientes, y un matrimonio apretaba el paso escandalizado. “Este es ahora el pan nuestro de cada día”, comenta una vendedora de una tienda de zapatos de lujo. “Ya estamos más que acostumbrados”.

Empresarios del Muelle de la Rivera, que tiene negocios en la zona desde los años ochenta, han tenido que incrementar la vigilancia privada ante la crecida de proxenetas y prostitutas. Este año, las denuncias por hurto han sido superiores a las del año pasado, y los robos no solo se producen en los comercios: la denuncia más común habla del extranjero que es drogado por prostitutas y le roban todo lo que tiene.

Los atracos tampoco faltan. Este mismo mes, dos hombres fueron detenidos acusados de apuñalar a un taxista de madrugada, en el mismo puerto. O lo sucedido en marzo, cuando cinco jóvenes irrumpieron en una joyería de Puerto Banús con una maza y armas falsas. El vigilante fue golpeado y los ladrones se tiraron desde una ventana. Todo esto a la luz del día. La policía argumenta que en la mayoría de las ocasiones ellos poco pueden hacer, “es un recinto privado”recalcan.

Otra de las modas que están marcando tendencia es la del ‘desafío de la mediana’. “Se retan unos a otros, ya borrachos, a tumbarse en la separación de cemento”

En la madrugada de un fin de semana puede haber miles de personas en Puerto Banús. Y eso complica la persecución de los infractores. Los vigilantes de seguridad se esfuerzan en que en los locales punteros no se cuelen los camorristas. A las cinco de la madrugada, las prostitutas bajan la tarifa. Y esa es la hora más temida, el momento álgido, cuando abordan a los turistas ya bastantes bebidos y no para llevarlos a la cama sino para robarles la cartera, nos cuenta un policía local.

Otra de las modas que está marcando tendencia en este periodo vacacional es la del ‘desafío de la mediana’. Según explica la Policía, “se retan unos a otros, ya borrachos, a tumbarse en la separación de cemento que hay en la autovia frente al Puerto. Ahí se instalan para ver quién aguanta más. Ya hemos tenido que intervenir en diferentes ocasiones”, porque hasta se quedan a dormir la mona en mitad de la autovía (ver imagen).

Daño a la marca turística de la ciudad

Con el nuevo Gobierno de la ciudad, el tripartito de izquierdas, la Policía Local vio incrementada en más de un millón la inversión municipal, con 21.316,340 euros, pero, según los empresarios, “esto no se ha traducido para la partida de Puerto Banús, que ni les vemos por las calles que rodean al puerto“. Los hosteleros son conscientes de que este problema afecta a la imagen turística, pero también al nivel de inversión en Marbella.

Ruset es una prostituta rumana, solo cobra 30 euros por media hora de trabajo en un estudio del puerto: “Y si es en la calle y rapidito, hasta hemos bajado a 10 euros: cuatro veces menos que las rusas, las amas de esto. Las ‘ladies’ que lo hacen en los barcos y van de divas”, nos relata. Pero hasta las ‘divas eslavas’, cuando llega la madrugada, bajan su estatus y también son vistas en cualquier esquina o banco de Puerto Banús apurando la noche en un pequeño puerto sin ley con los empresarios en pie de guerra.

 

Fuente: El Confidencial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top